La vaginitis causada por Tricomonas vaginalis  es una de las enfermedades de trasmisión sexual (ETS) más comunes.  La tricomoniasis afecta a las mujeres también durante el embarazo, aunque muchas veces se relacione la tricominiasis al parto prematuro aún no se ha determinado a ciencia cierta si es responsable del mismo.  En la siguiente nota se describirá los descubrimientos mas relevantes sobre el tema.

La tricomoniasis es una ETS muy común, entre sus síntomas se incluyen prurito y secreción vaginal.  No esta demostrado aún que exista una probabilidad mayor que las mujeres embarazadas con tricomoniasis  tengan un parto prematuro u otras complicaciones durante el embarazo.  Cabe recordar que  el hombre tambien puede sufrir tricomoniasis, algunas infecciones en hombres pueden ser asintomaticas y en otros casos se puede producir irritación o sensación de ardor dentro del pene o una secreción del pene.  Si el hombre no recibe tratamiento puede seguir contagiando a su pareja.

Según la revisión de estudios clínicos realizada por Cochrane Collaboration (organización dedicada a la investigación en salud), los autores de dicha revisión concluyeron que aunque existan otros tratamientos como el tenidazol, el ornidazol y el nimorazol que tambien resultan efectivos en el tratamiento de las trcomonas, la revision Cochrane comparo la efectividad de distintas opciones de tratamiento para la tricomoniasis en no embarazadas determinó que el metronidazol en dosis única ofrecerá una curación parasicológica para la tricomoniasis en aquellos casos en que se administra a ambos miembros de la pareja durante el embarazo (con un 90% de efectividad), no obstante, existe la posibilidad de que el niño sufra algún tipo de daño pues aún se desconocen los efectos de este tratamiento en el embarazo.  Es mas uno de los dos estudios clínicos que revisaron los autores fue interrumpido de forma temprana ya que existía una mayor probabilidad de que las mujeres que toman metronidazol tuvieran un parto prematuro y niños de bajo peso al nacer, por lo que los autores concluyen que se deben realizar más investigaciones sobre los tratamientos de tricomoniasis en embarazadas.

Fuente:
– Gülmezoglu AM (2008).  Intervenciones para la tricomoniasis en el embarazo.  Biblioteca Cochrane Plus, Número 2.